juangvieira@gmail.com
Mg. en Políticas Públicas Comparadas FLACSO México
Profesor Universidad Autónoma de Manizales UAM-Colombia

miércoles, 16 de marzo de 2011

Políticas públicas: ¿respuestas a problemas, aprovechamiento de oportunidades o algo más?

Reflexiones libres sobre políticas públicas

Por Juan Guillermo

No sé muy bien de donde me viene la tendencia a cuestionar la afirmación tajante de que las políticas públicas son solo respuestas a problemas. A veces creo que proviene de alguna lectura clásica de filosofía política, puede ser hasta platónica, de todos modos estoy seguro que es un asunto de mi formación o deformación como politólogo. El punto es que mi tendencia es a considerar las políticas públicas en un ámbito más amplio al del solo problem-solving por que pienso que la política también orienta y elige futuros, o si al menos así no sucede normalmente, o no lo es tan visible, me parece un potencial por explorar. Tiendo a pensar que aunque aceptemos que la política o el ejercicio de la misma es bastante adaptativo, siempre, en verdad, es una mezcla de adaptación y de creatividad o de inclusión de nuevos lineamientos y temas.
De no ser así la política, que ya de por sí es aburrida para muchos, lo sería aún más, dada su predictibilidad a través de encadenamientos de problemas y soluciones, soluciones que crean nuevos problemas y así sucesivamente; no niego que mucha de nuestra política sea eso, pero también hay impredictibilidad, así como toda elección amarra con las fuerzas, causas y encadenamientos del pasado, y esto en políticas públicas significa que siempre habrá un paquete de temas a los que sea como sea hay que prestar atención, también, al menos el proceso democrático en teoría me lleva a suponerlo, quien aspira a ser elegido busca precisamente atraer la atención de los electores, no solo con respuestas a los imperecederos problemas de la educación, la salud, la corrupción, entre otros, sino con perspectivas de futuro y elección de estrategias para ir hacia ese futuro.
Sería negar la innovación en política, y todos conocemos el inefable fluir de la misma, no se podría esperar el ingreso de nuevos temas determinados por cambios en el contexto político nacional e internacional a la agenda gubernamental, supuestamente porque para un país o una localidad eso no es un problema. Puede que para muchas ciudades latinoamericanas la producción de chips no sea una necesidad sentida, por cuya presión ciudadana haya que incluir el tema en la agenda, y el gobierno se vea obligado a destinar recursos públicos en su implementación; pero sí es posible que un político informado de las tendencias internacionales reconozca que en esa línea, hacia futuro, se podrán ampliar las posibilidades de desarrollo para su localidad o comunidad, por lo que aunque ese no sea un problema sentido, el político basado en su autonomía y legitimidad decida orientar esfuerzos en esa línea y proponga un plan sectorial de desarrollo de microchips ¿no es esto una política pública?
Pero así como son respuestas a problemas reales y palpables, también son anticipación a posibles problemas futuros, y argumentarse desde la lógica del “si seguimos así”, por lo que es necesario ir por otro camino, del mismo modo, las políticas públicas son o pueden ser también, nuevos emprendimientos, no por solucionar nada, ni por anticiparse a problemas del tipo “si seguimos así”, sencillamente son estrategias o medios para llegar a un futuro deseado, se trataría del aspecto teleológico de la política, posiblemente relacionable con la lógica aristotélica, específicamente con la “causa final”, en este caso de la política. En la República, Platón, considera que así como la medicina existe en función de su razón de ser, es decir la curación, la política también tiene su razón de ser, que no es precisamente el lucro y beneficio personal o partidario del político, razón de ser que de alguna manera intuyo se concatena con mi inquietud sobre las políticas como orientadoras hacia futuros y destinos posibles.
Por supuesto esto es apenas un intento por rescatar esa dimensión de la política, más allá de las teorías realistas, de elección racional y positivistas, entre otras.
En el mismo sentido, sigo pensando bastante en una frase de Lindblom (1991: 13) que dice “a veces las políticas surgen de oportunidades más que como respuestas a problemas.” Me pregunto a qué tipo de oportunidades se refiere, si son del tipo, de posibilidades de aprovecharse de una coyuntura por parte de un político en el poder tanto para actuar en busca de su beneficio, como en la mira de solucionar problemas reales, u oportunidades como vacíos de acción política que son identificados y llenados por propuestas de acción del gobierno, aunque por supuesto partiendo de la premisa que quien está en el poder busca maximizar el resultado de sus acciones en función de que contribuyan a su permanencia en el mismo o a réditos políticos.

Lo cierto es que las políticas públicas pueden ser reactivas, como respuestas a problemas, o propositivas o proactivas, como nuevas líneas de desenvolvimiento público, en perspectivas de futuros posibles. En unas como en otras siempre habrán posibilidades de hacer lecturas de contexto que permitan aprovechar las oportunidades que se abren en determinados momentos para la acción pública, tanto en razón de dar soluciones o transformar problemas definidos como públicos por la ciudadanía o por el gobierno, o como elección surgida de la legitimidad política que da el poder a quien lo detenta de ir hacia un destino preferido por él, su partido, la sociedad, o alguien más.

2 comentarios:

verdevivo dijo...

"oportunidades como vacíos de acción política que son identificados y llenados por propuestas de acción del gobierno" me gusta la concepcion de la políticas como una refrescante mezcla de adaptación y de creatividad e inclusión de nuevos lineamientos y temas, que evita que la política aburrida sea aún más predecible

Juan dijo...

Sí, esta es una dimensión olvidada de los estudios de políticas públicas. Enfrascarnos tanto en lo reactivo subsume lo proactivo, olvidando la fuerte tendencia humana de ir hacia futuros posibles, y eso que hablamos tanto de planeación.