domingo, 30 de enero de 2011

EL OBJETIVO ES LA CALIDAD EDUCATIVA

Por Daniel Rivera Marín

En los últimos tres años la Alcaldía ha entregado 19 colegios de calidad 



En varios foros que se desarrollan en la ciudad y en columnas de opinión, se ha cuestionado la calidad educativa de la que la Administración Municipal de Medellín desde hace cerca de cinco años viene haciendo alarde. Por ejemplo, EL MUNDO constató que algunas instituciones educativas que son premiadas por la Alcaldía, en el escalafón Icfes son instituciones que son calificadas como medias o bajas. 

En los últimos 3 años de gobierno, en Medellín se han entregado 19 grandes colegios, se han hecho ampliaciones significativas, 25 grandes y 45 menores. Además de lo estructural, la ampliación tecnológica ha sido notable, hoy hay cerca de 160 colegios digitales, los cuales ya están trabajando con las tecnologías de la información y la comunicación para consolidar los procesos en las aulas. “Nosotros creemos que mejorar los ambientes de aprendizaje de la educación es fundamental, porque la educación de esta ciudad estuvo desintegrada, la estructura totalmente deteriorada, no habían estímulos para estudiantes y maestros. Y eso es algo que ha impactado mucho en la ciudad”, afirma el secretario de Educación, Felipe Andrés Gil, quien desde la administración de Sergio Fajardo viene trabajando en todos los procesos de reforma educativa. 

Por su parte, la Asociación de Institutores de Antioquia (Adida), valora que la Alcaldía no ha entregado los colegios de calidad a entidades privadas, pues estos se han convertido en un patrimonio público importante. De igual manera, en la agremiación sostienen que la política de capacitación para los maestros, en inglés y en las TIC, además de las ofertas en postgrados, se ha convertido en un pilar fundamental para la educación, “eso nos está fortaleciendo”. Y algo que es muy importante, y que recalcan en Adida, es que se ha mantenido una política de nombramiento a los maestros por concurso, de acuerdo a la ley. 

“Criticamos que hay deudas con el magisterio, sobretodo con ascensos, se retrasa mucho el pago de ascenso, por ejemplo un maestro que asciende en febrero, se le viene a pagar al año siguiente, nos parece que eso no contribuye a la calidad, porque el maestro estudia, se prepara, hace cursos, se le reconoce el ascenso pero no se le paga a tiempo, hay casos de más de 7 meses”, sostienen en Adida. 

La educación 
Marta*, una madre de familia que tiene estudiando a su hija de 15 años en uno de los colegios de calidad de la ciudad, afirma que aunque hay procesos tecnológicos muy buenos en la institución, para ella su hija “vaga mucho”, porque, supuestamente, pierden mucha clase, además sostiene que, “una profesora de mi hija, la que le da química, le dijo el año pasado que allá estaban muy mal en el laboratorio, que tenían muy pocos instrumentos. Otra cosa, es que creo que les deben enseñar más sobre la vida, porque hay problemáticas aquí en el barrio que se tienen que atender desde la educación”. 

La última inquietud de Marta coincide con uno de los reparos que le hace Adida a la Administración, y es que, según ellos, es necesario que los maestros sean capacitados en aspectos que tengan que ver con la formación social, “por tanta problemática que hay con los alumnos en las instituciones, la política educativa debe apuntar a generar procesos de formación, generar más convivencia, es urgente que se trabaje en la resolución de conflictos; también es necesario que a los rectores se les pida más pedagogía, porque están muy enfocados en los temas administrativos”. 

Gil sostiene que la formación a los maestros, que ha ido caminando cada vez más hacia una formación integral, ha sido parte fundamental para el proceso de calidad, sumado eso a los otros esfuerzos de infraestructura. “Los colegios se han vuelto un referente muy importante en todos los barrios de Medellín, porque todos los procesos que se realizan terminan sirviéndole a toda la comunidad, como es el caso de las aulas digitales. Nuestros proyectos han apuntado hacia lo social”. 

La calidad 
En cuanto a las instituciones educativas que han sido premiadas en la ciudad, pero que en la calificación Icfes no han resultado tan buenas, y entre las que se cuentan la Institución Educativa Gabriel García Márquez, I.E. José Acevedo Gómez, Colegio Bello Horizonte y la I.E. Sor Juana Inés de la Cruz, el Secretario de Educación sostiene que, “las instituciones educativas que ganan los premios de Medellín la Más Educada son instituciones que se les evalúan, en un 50% por indicadores como las pruebas Icfes y las pruebas Saber, pero el otro 50% ya se mide por la gestión académica, la gestión directiva, la gestión administrativa y las gestión con las comunidades, es una medición integral de lo que una institución genera en su comunidad, por ejemplo la Gabriel García Márquez, es la institución que mejor utiliza las nuevas tecnologías en Medellín y está ubicada en una zona muy complicada de la ciudad, con población vulnerable, asentada en una zona donde no tenían la opción de llegar a la educación superior como proyecto de vida y hoy es uno de los colegios que más envía jóvenes a las universidades, entonces nosotros miramos un parámetro global”. 

Aunque los puntos que cada entidad alega sobre la calidad de la educación de la ciudad son yuxtapuestos, y siempre se encuentran fallas, todos llegan a la misma conclusión, vamos por buen camino, lo que se está sembrando, tiene que germinar en unos años en verdadera calidad educativa integral, lo de hoy son los cimientos.